Nuevos consumidores - Marketing Digital

Las conductas de los nuevos consumidores en Internet han variado enormemente, tanto así que hoy es frecuente comprar y vender, tanto bienes como servicios, sin siquiera dudar un minuto en hacerlo, superando con ello el escollo de desconfiar de las transacciones electrónicas, y aprovechando las bajas arancelarias que acompañan a estas compras cuando hay ahorros administrativos o de producción para las empresas.

En base a la definición de Philip Kotler respecto del marketing, que habla de la satisfacción de las necesidades por medio del intercambio de bienes y servicios, podríamos decir que el marketing digital propende a los mismos objetivos, pero con medios muchísimo más abiertos que en la versión clásica del término comentado, pues Internet en sí comprende mayores horizontes en cuanto a la cantidad de personas a las que llega, además que difiere de medios clásicos como la televisión, radio o medios escritos convencionales por la intencionalidad con que los usuarios interactúan, ya que al navegar en Internet “buscan” por sí mismos satisfacer una necesidad, y con ello se supera la valla de “crear” una necesidad, por dar un ejemplo.

Tanto las empresas como los usuarios en general han tenido un despertar con la masificación del Internet, pues desde el año 2002 a la fecha se ha notado un increíble aumento en la cantidad de personas que accede a este medio en sus casas, superando el acceso en el trabajo o centros destinados al efecto, mismo caso que con las empresas, donde ya no se necesita de algunos visionarios que se atrevan a participar, pues hoy Internet es quien da posibilidad inclusive a empresas de bajo presupuesto que compiten “casi” en igualdad de condiciones con una de mayores recursos.

En términos evolutivos, podríamos recordar que en el año 2002 en España, había una cantidad de usuarios que se conectaban desde sus casas de 3.860.000, cifra que ha aumentado con el devenir de los años, homogenizando además la proporción entre hombres y mujeres que le utilizan, ya que en el 2002 había un 65% de hombres y apenas un 35% de mujeres. Así también la edad en que podía identificarse un usuarios asiduo a la red era de los 25 a 50 años, no así ahora en que de acuerdo a los estudios de la AMC (asociación para la investigación de medios de comunicación), se sabe hay una presencia cada vez más joven de usuarios, llegando a establecer un mínimo de 14 años promedio para las consultas en encuestas.

Desde el año 1996 a la fecha, han habido cambios sustanciales en el público joven que frecuenta sitios en Internet, inclusive en la edad de quienes celebran compraventas en la red de forma habitual, pues la presencia de menores de edad y gente joven -cercana a los 18 años- aumento exponencialmente, tanto en cantidad de horas de uso del Internet, como en la diversidad de las actividades que desarrollan en él.

Los correos electrónicos y la mensajería instantánea, contituyen los medios más utilizados por los nuevos “compradores” a la hora de satisfacer sus necesidades, al tiempo que los medios de acceso han mejorado bastante su calidad y rendimiento, incorporando así mejores recursos técnicos de interacción a las empresas que desarrollan sus sitios cada vez con un mayor grado de perfección y dinamismo, facilitando el proceso de compra y además incentivándolo con descuentos y despachos gratuitos en algunos casos.

Los estudios de Marketing Digital han señalado que la práctica del e-commerce, entendida como toda transacción electrónica destinada a la compra de bienes y servicios (en sentido amplio), ha proliferado en los últimos años, superando así los antiguos inconvenientes que se presentaban para hacer de ello una práctica habitual, a saber:

  1. La capacidad técnica del uso de Internet en las casa
  2. El rechazo de la nueva tecnología por desconocimiento de la misma
  3. Desconfianza en los medios de pago electrónico
  4. La desconfianza de realizar compras en Internet por productos o bienes intangible al momento de realizar la transacción
  5. La imposibilidad de recrearse como en los centros comerciales, componente lúdico que no desarrolla bien el Internet, aunque es más específico en lo que se busca y ofrece mayor variedad

Todo lo anterior ha encontrado un final positivo para los empresarios que explotan de mejor forma las TIC´s (Tecnologías de la Información y Comunicación), pues han hecho del consumo por Internet, algo cada vez más recurrente, provocando con ello que la conducta de los usuarios hacia la realización de transacciones electrónicas sea cada vez más convencional, pues hoy cuando alguien desea vender algo no va al “baratillo” del barrio, sino que acude a un sitio como eBay o Mercado Libre y publica sus artículos, mismo caso de quien desea obtener un determinado producto y no está dispuesto a comprarlo nuevo, acude a esos sitios y celebra una compraventa electrónica de forma rápida, transparente y segura.

Puntaje: