El Sony Xperia S es el Smartphone más poderoso de la nueva línea Sony Mobile, así como también el que presenta mayor tamaño y mejor rendimiento.

Sony Xperia S
Sony Xperia S

Parte de las características del Sony Xperia S son contar con una pantalla de generosas dimensiones, disponer de un sistema operativo Android Gingerbread 2.3 (actualizable a Ice Cream Sandwich aunque no por ahora) y una personalización que hace todo luzca mucho mejor de lo que debería.

Diseño del Xperia S

La pantalla del terminal en cuestión es de 4.3 pulgadas y sus dimensiones son 128x64x10.6 milímetros. El peso del Xperia S es de 144 gramos. Parte del diseño que se ha querido plasmar en la nueva familia Xperia NXT se deja ver en el plástico transparente que está ubicado debajo de los botones (parte inferior del terminal). En el costado encontramos conectores MicroUSB y MiniHDMI que están protegidos por tapas plásticas. Los botones implementados son para la cámara, inicio del móvil, volumen y conector para auriculares.

Uno de los detalles malísimos del Xperia S está en que la tapa posterior es removible, aunque sólo para poner la SIM card, pues no admite cambio de batería ni tampoco incorporación de tarjeta MicroSD. Esto a muchos no les supondrá ningún tipo de problema, pero sí cuando observan que el Nokia Lumia 800 permite incorporar una tarjeta SIM desde la parte superior y no necesita remover nada ¿Habría sido más delgado el Xperia S sin tapa removible?

Uno de los puntos fuertes de la carcasa está en que es antideslizante, tiene un color mate muy bien conseguido y repele manchas de huellas y tinta con mucha facilidad.

Pantalla del Xperia S

La pantalla del Xperia S inexplicablemente no goza de la espectacular tecnología White Magic que sí tiene el Xperia P (que es menos imponente que esta edición), pero aun así el LED de 4.3 pulgadas de luce de buena forma cuando el sol alumbra con todo inclusive. La densidad de pixeles es de 342ppp y la resolución de 720x1280p.

La definición de los colores ha sido encargada a la tecnología Bravia Engine que aparece en los mismos televisores Sony, por lo que los blancos son realmente blancos y los negros, pues negros en todo momento.

Cámara del Xperia S

La cámara es uno de los puntos fuertes de este terminal, pues goza de 12MP, autoenfoque y flash LED. El estabilizador de imagen hace un muy buen trabajo, al punto de entregarnos fotos como pocos terminales pueden en Android. Como era de esperarse, la cámara se pone a prueba cuando la luminosidad no es buena, y hay que decirlo, el Xperia S tiene sale con distinción.

La calidad del video es muy buena, basta con decir que se pueden conseguir grabaciones de hasta 1080p a 30fps sin problema, mientras que las fotos se consiguen con absoluta nitidez a menos de 10 centímetros de distancia de forma rapidísima.

Agregar comentario