Google viene trabajando en un cambio importante en YouTube buscando posicionar el sitio con el surgimiento de televisores que permiten a las personas ver videos online en sus salas de estar, según lo reportado por el Wall Street Journal (WSJ).

YouTube busca competir con la televisión abierta y por cable, meta que requeriría que los usuarios se mantengan más tiempo en el sitio, y convencer a los anunciantes que se llegaría a los consumidores deseados.

El sitio está planeando una serie de cambios en su página central con el fin de resaltar un conjunto de canales en torno a temas como las artes y deportes. Alrededor de 20 o menos de dichos canales presentarán varias horas a la semana de programación original producida profesionalmente. Canales adicionales serán ensamblados del contenido ya existente en el sitio.

Google planea invertir alrededor de $100 millones con el fin de producir contenido de bajo costo orientado exclusivamente para la web.

Las modificaciones pendientes son una apuesta bastante grande por parte del sitio más popular de videos con el propósito de empujar una nueva dirección. La empresa está buscando crear un nicho de contenido original para la web producido profesionalmente que logre cultivar televidentes fieles y ampliar de esta forma la composición de la audiencia actual.

Desde sus inicios YouTube se posicionó como un portal de generación de tráfico para videos individuales a través de estrategias virales, enfocándose en la popularidad de estos, más que en su titularidad. Posteriormente la calidad de contenido fue mejorando y nuevos formatos con mayor elaboración fueron distribuyéndose. A la fecha YouTube presenta una cantidad amplia de contenido profesional, incluyendo TV Shows y películas propiamente licenciadas, como es el caso de “Married with Children” y “The Da Vinci Code”.

Uno de los retos que Google enfrenta respecto al contenido licenciado en YouTube son los altos costos a los cuales estaría sujeto, hecho que entraría en conflicto con el modelo de negocio publicitario. La empresa busca crear un network que canales temáticos financiados con publicidad a los que los usuarios podría acceder gratuitamente y disfrutar de la programación “de la misma forma como ven TV”, según lo expresado por ejecutivos de YouTube.

El cambio de estrategia también obedecería a la necesidad de competir con servicios de online streaming de contenido más largo, como es el caso de Netflix, quienes a pesar de contar con un modelo de negocio diferente, ya han entablado negociaciones para licenciar películas y TV shows con acceso por suscripción. El WSJ reporta que cerca de 700 películas de Miramax habrían sido licenciadas a Netflix por un total de $100 millones, monto similar que YouTube tendría que pagar de lograr acceso a la librería.

El tiempo de estancia promedio de un usuario de YouTube es de aproximadamente 15 minutos por día, algo que la empresa busca incrementar con la finalidad de captar más dólares publicitarios, y de esta forma asegurarse una parte del monto de publicidad televisiva de los Estados Unidos ascendiente a $70 mil millones.

En el 2006 Google compró el sitio por $1.6 mil millones, viéndose posteriormente presionado por generar utilidades. YouTube es a la fecha el tercer sitio con más tráfico de visitantes únicos, generando el año pasado cerca de $544 millones en ingresos netos, según el analista del Citigroup, Mark Mahaney. Para el 2011, el sitio espera generar $800 millones en ingresos netos.

Agregar comentario