Apple deberá enfrentarse a los riesgos de implementar una campaña en Medios Sociales, donde los usuarios se han manifestado disconformes absolutamente con los problemas del iPhone 4.

Apple iPhone 4
Apple iPhone 4

Apple ha sido la muestra de lo que significa el “poder del consumidor” en la actualidad, pues cuando éstos se organizan consiguen cosas, hacen valer sus derechos y son capaces de plantear interrogantes serias a grandes empresas como lo es la de Steve Jobs. Todos sabían de las dificultades técnicas del nuevo iPhone 4, pero ¿Estaba dispuesto el fabricante a hacer una reforma sustancial en el hardware? Hoy no importa, pues los usuarios han usado los Medios Sociales para obligarles a hacerlo.

Por primera vez se puede ver cómo funcionan los medios sociales ante una situación tan grande como lo es el lanzamiento de un producto estrella como lo es el iPhone, el que encontró defectos con la antena y no pudo funcionar como corresponde con ninguno de los artilugios ocupados por Jobs. Gracias a las redes sociales, Apple hoy ha dicho lanzará un nuevo modelo iPhone 4 al mercado para corregir los vicios de los que adolece su versión actual.

Con un movimiento tan grande, enmarcado en el uso de medios sociales, Apple tiene poco o nada que opinar respecto de las posibilidades de mejorar el modelo existente, ya que cuando la audiencia obliga, se acepta o rechaza, pero no hay parches. No contentos con reclamar el mal funcionamiento del equipo móvil, se solicitó al fabricante dar una rueda de prensa… lo que costaría el puesto al ingeniero a cargo ¿Problemas de reputación online? En estos casos es cuando marca la diferencia el saber utilizar un canal de comunicación digital, así como también contar con una respuesta oficial rápida que corte de raíz los siempre fastidiosos rumores.

Llevar a cabo una estrategia online para potenciar la marca de la que se dispone, tiene riesgos altísimos para una empresa, uno de ellos es lo que le ha ocurrido a Apple, razón por la cual hoy deben llegar al punto de costear una reestructuración profunda del hardware para solucionar los problemas de recepción de la antena, y además mejorar lo ya mostrado para entregar confianza. Aunque Apple no ha dicho “oficialmente” que cambiará los dispositivos afectados, Telcel señaló a sus clientes que “llegará un nuevo iPhone 4 con antena nueva” ¿Coincidencia? Seguro que no, lo que ocurre es que el costo de hacer un retiro de estos dispositivos es tan grande, que la compañía seguramente está buscando medios alternativos, donde Jobs es experto.

Agregar comentario