La compartición en Medios Sociales debe tener un límite, uno donde supervigilemos nuestra identidad y privacidad.

Social Media
Social Media

El mundo en el que vivimos está más conectado de lo que podemos imaginar, sobre todo en las generaciones más jóvenes donde la tentación por “mostrar y decir” más de lo que se debería es una mala costumbre que se trasvasijo a los Medios Sociales. Una muestra de lo anterior lo encontramos en la información que ha sido identificada por “Consumer Reports” en cuanto se observó un 52% de los post hechos por usuarios en redes sociales contiene información peligrosa (personal).

Mucho de lo que se comparte en las redes sociales no tiene forma de ser acotado o restringido, por lo mismo McAfee ha informado sólo el 20% de los jóvenes conoce formas de proteger lo que comparte (compartirlo sólo con amigos) mediante el uso de políticas de privacidad.

Uno de los principales problemas con los que se ha encontrado cada red social que ha aparecido lo vemos en la falta de comprensión por parte de los usuarios de lo que se intenta hacer. Facebook, por ejemplo, no es una red social donde debamos publicar todo el día cosas como “almorzando carne con arroz en el centro”, sino más bien es una central de información personal donde compartimos algunos detalles con amigos o conocidos y viceversa, pero no todo. Evitar compartir más cosas de las que debiéramos es bueno, es parte de la responsabilidad que cada quien tiene, por ello recopilamos cinco consejos útiles que servirán a todos.

1

Compartir con amigos verdaderos

Cuando tengamos la verdadera necesidad de compartir contenidos de índole privado, asegurémonos de hacerlo con las personas indicadas, ojalá presencialmente con quienes haya confianza. Uno de los errores más comunes que comenten los jóvenes es que tienden a decir en línea lo que no dirían personalmente, y eso está mal. El hecho de que nos expresemos a través de una red social no nos vuelve “anónimos”.

2

Deshabilitar aplicaciones de localización

Existen muchas personas que, por alguna extraña razón, tienden a descargar aplicaciones de geo-localización para su Smartphone y comparten cada cosa que hacen cuando salen de casa ¿Por qué? Quizás se sienten solos, necesitan decirle algo al resto o hasta por bromear un poco, pero ¿Es realmente necesario? No, no lo es.

Lo peligroso de este tipo de aplicaciones es que las hay para distintos fines, uno de ellos buscar mujeres cerca. Existe una aplicación conocida como “Girls Around Me” que nos proporciona información recopilada de las mismas redes sociales (para iPhone). Otra aplicación del mismo tipo es la conocida como “WeKnowWhatYou’reDoing”, la que no hace otra cosa más que recopilar todo lo que se está haciendo con aplicaciones como Foursquare, entre otros.

3

Seleccionar la compartición instantánea

Existen alternativas de compartición instantánea como la que se vincula con Spotify, donde se publica de forma automática lo que estamos escuchando, y eso ¿Es necesario que todos los sepan? Ciertamente no. Si queremos compartir el momento que estamos pasando, lo que escuchamos, vemos o hacemos, entonces hagámoslo sólo con quienes realmente nos interesa, para ello encontramos opciones como lo es la de crear grupos específicos en FB, por ejemplo.

4

Actualizar la configuración del perfil

Siempre es bueno chequear la configuración de nuestro perfil, al menos una vez cada tres meses. Existen herramientas útiles para conseguir cambiar configuraciones de seguridad como la contraseña, biografía, nombre de usuario, permisos y privacidad (BlissControl es muy buena).

Verificar la configuración de nuestra cuenta es necesario porque de vez en vez se introducen cambios en las redes sociales que nos afectan sin que nos demos cuenta, por lo que, de verificar en qué estado se encuentra nuestra configuración evitamos cualquier filtración de información.

5

Monitoreo de la reputación online

Debemos considerar que en las redes sociales se da mucho lo de conversar con conocidos, compartir fotos y también la actualización de estados. Toda esta información valiosa podemos descargarla al ordenador y borrarla, pero tenemos que tener en cuenta que Google almacena datos por siete años al menos, así que cuidado.

Para estar seguros de lo que queremos que el resto vea y sepamos lo que están viendo de nosotros, una buena idea es practicar algo de administración de la reputación en línea que hemos conseguido. Hay servicios como los de BrandYourself donde podemos crear una página con vínculos aprobados sobre nosotros. Otro sitio es Reputation.com, el cual nos permite hacer una búsqueda sobre lo que se está hablando de nosotros o notifica cuando alguien nos mencionó en alguna parte.

Agregar comentario