La acusacion entablada por HBO contra un usuario de Cuevana por infringir propiedad intelectual obtiene un reves en tribunales chilenos.

Piratería
Piratería

La piratería ha sido tomada por asalto desde hace varios meses tras el anuncio de numeroso proyectos de ley y reformas que, en general, tienden a remecer el mundo del Internet en pos de “supervigilar” de mejor forma los derechos de autor vinculados a obras plasmadas en películas, aplicaciones, juegos y música, principalmente. Es así como hace dos meses se detuvo en Chile a Christian Álvarez, un ciudadano chileno que fue acusado de ser administrador en dicho país del sitio argentino “Cuevana”, portal que era enjuiciado por infringir numerosos derechos de autor.

La detención y formalización de Álvarez no dejó indiferente a nadie, pues HBO no escatimó en gastos a la hora de buscar responsables por la exposición “ilegal” del material que desarrolla y protege a través del derecho de autor. No obstante lo anterior, la justicia chilena estimó que “Álvarez no era culpable del delito que se le imputaba” ¿El argumento? Linkear no es delito.

En el caso que nos convoca podemos partir con un análisis superficial señalando que Álvarez no tenía injerencia alguna en el material que se almacenaba en Cuevana, es más, él apenas era un usuario más del sitio y no un “administrador”, como sí lo sindico HBO en la denuncia realizada en tribunales chilenos.

Parte de los antecedentes que, desde un primer minuto se sabían pero se ignoraron, eran el que el individualizado usuario no tenía acceso a las bases de datos, dominio ni control administrativo alguno sobre el sitio “Cuevana”, además de no haber lucrado jamás con éste. De esta forma, se proyectaba sobre la denuncia de HBO una animosidad extra para con los usuarios vinculados al proyecto argentino, más que una búsqueda de responsabilidades.

La importancia del fallo de tribunales chilenos frente a la acusación

Muy por el contrario de lo que ha acontecido en otros lugares del mundo, los tribunales chilenos estimaron que la acusación entablada por HBO contra Álvarez carecía de fundamento al haberse limitado éste “sólo a linkear” contenidos ya alojados previamente en Cuevana por otros usuarios, además de emitir comentarios sobre determinadas películas y contenidos fílmicos en general.

Producto de lo anterior podemos ratificar para Chile que “linkear contenidos alojados en determinados sitios no es delito”, por ende, exigir cualquier tipo de responsabilidad penal sobre esto es absurdo.

En definitiva, Christian Álvarez salió “libre de polvo y paja” bajo una suspensión condicional del procedimiento (medida alternativa en el sistema procesal penal chileno), donde deberá cumplir ciertas restricciones, cuales son:

  • No acceder más a Cuevana
  • Efectuar dos charlas en escuelas públicas de Santiago sobre Propiedad Intelectual y cine
  • Eliminar contenido fílmico respaldado en medios ópticos requisados (ninguno de HBO)

El error de HBO frente al resultado en tribunales chilenos

HBO después de haber conseguido un “revés” en su pretensión legítima de enjuiciar a un usuario inocente, declara internacionalmente que el caso es emblemático porque se consiguió impedir a un internauta seguir siendo “administrador” y “usuario” de una página que había vulnerado los derechos de autor y propiedad intelectual en América Latina, cuestión que es falsa pues Álvarez jamás fue administrador y la suspensión condicional del procedimiento no dijo lo contrario.

Ahora bien, hay que hacer ciertas precisiones en el caso, pues si bien Álvarez acepta no entrar más al sitio Cuevana, no quiere decir que este se haya auto-impuesto dicha obligación, sino más bien acepto una solicitud hecha por el Ministerio Público para no llegar a un Juicio Oral que es más caro y engorroso desde todo punto de vista.

Agregar comentario