Para algunas personas y medios, toda estrategia es válida, sin embargo, muchos sectores aun apuestan por la ética como norte de la publicidad.

Un spot de 30 segundos diseñado por la empresa Groupon, hizo una suerte de chiste de la situación por la que atraviesa el Tibet, el pequeño país asiático que sufre la ocupación china desde hace varias décadas. Esta situación fue considerada moralmente inaceptable para millones de personas en todo el mundo, y por ello, a los pocos minutos de emisión, ya se había desatado una reacción en Twitter, cementerio seguro de las grandes compañías publicitarias.

La empresa enfiló su estrategia hacia un anuncio que produjera risas, con la participación del actor Timothy Hutton, quien explica que el Tibet está en problemas, su cultura en peligro, pero aun se puede disfrutar de un pecado al curry, puesto que los clientes de Groupon pueden comprar alimentos de 30 dólares traídos del Himalaya, por sólo 15 dólares en Chicago.

Groupon logró enfurecer a todo el mundo, y luego de la erupción en Twitter con mensajes de indignación, las reacciones han aumentado con notas como el informe Forbes, acerca de la molestia de los activistas chinos y tibetanos. A los primeros no le hizo gracia que se dijera al mundo entero que el Tibe está en problemas, y obviamente, a los tibetanos no les gustó que su pueblo haya sido utilizado para poner en marcha un cupón de ofertas de 15 dólares.

Mensajes como: “queridos Groupon, un millón de tibetanos han sido asesinados en China, la ocupación es más que un anuncio divertido”, o este otro: “Oye Groupon, en lugar de comprar tu oferta voy a donar dinero al Tibet”, inundaron de inmediato la red.

Explicaciones tardías

La empresa, por su parte, ha tratado de explicar en su blog, que la esencia del concepto apunta a que cuando la gente actúa junta o unida, por lo general puede ayudar a una causa. Con Groupon, las personas actúan juntas para ayudarse a sí mismas. En este caso se utilizó la parodia de una causa noble.

Esta compañía que recientemente rechazó una oferta de compra de Google, tiene presencia al menos en 35 países y más de 40 millones de suscriptores, pero ha considera que son necesarios los medios tradiciones para seguir expandiéndose.

Nacida como un fenómeno online, su incursión en estos medios confirma que en materia de comunicación, las cosas no son tan simples, y cualquier estrategia es bienvenida, sin embargo, ante los últimos acontecimientos, es posible que esta y otras empresas planifiquen sus campañas incluyendo el elemento ético para no correr riegos.

A continuación puedes ver el polémico comercial:

Agregar comentario